Los juegos educativos para niños

como ayudar a los niños con juegos educativos

En estos tiempos tan difíciles cuando a toda costa intentamos que nuestros hijos no pasen tanto tiempo delante de las pantallas sin ningún provecho para su desarrollo intelectual, los juguetes educativos son el nicho por el que debemos apostar, desde casi los primeros meses de vida.

¿Los compramos para nuestros hijos o los compramos para nosotros mismos, para colmar nuestra ambición como padres de niños super inteligentes? ¿Estamos forzando a los niños a una carrera de ratas? ¿Les quitamos su infancia? ¿Por qué un niño necesita modelos anatómicos cuando un buen padre preferiría comprar una muñeca o un coche?

No exactamente. Los juguetes educativos, son como los otros. Sólo que más perfilados. ¿Qué significa eso? Significa que a menudo tienen una capacidad de juego muy enfocada y un tema específico, al desarrollo de conocimientos y habilidades matemáticas, espaciales, o creativas. En principio. Porque cuando se trata de cómo los usará un niño, ningún adulto es capaz de predecirlo.

juegos para educar a los hijos

Además, el juguete educativo son muy variados y desiguales. ¿Por qué? Porque la etiqueta “educativo” vende muy bien los productos para niños. Y eso significa que muchos fabricantes abusan de ello. Sobre todo porque para un niño casi todos los juguetes pueden ser educativos, porque un niño tiene muchas habilidades que dominar. Basta con que un osito de peluche tenga una blusa abotonada y ya es un juguete educativo, porque un niño aprende a abrocharse los botones.

Por eso preferimos distinguir un grupo, que podemos llamar “de ayuda científica para los niños”. Es decir, juguetes enfocados a temas educativos muy específicos y, si queremos, podemos dejarlos que se usen en el horario escolar.

No debemos tener miedo de esos juguetes. Y cuando leemos en alguna parte o escuchamos que los padres de hoy en día están “torturando” a sus hijos e incluso no les descansan ni siquiera cuando están jugando, sólo les presionan para “aprender, aprender, aprender”, recordemos que aparte del amor incondicional, los conocimientos y habilidades adquiridos durante el juego son las cosas más valiosas que podemos dar a nuestros hijos.

¿Donde encontrar este tipo de juegos? Si tenemos mucha suerte o vivimos en una ciudad grande, tal vez la tienda de juguetes de siempre nos puede ser de ayuda, pero nosotros hemos comprobado que lo mejor es acudir a Internet, tiendas tipo Amazon, blogs parentales o sitios web especializadas, llenos de reseñas y recomendaciones, como por ejemplo www.ludca.com o parecidos.

¿La razón? En un nicho tan creativo, las pequeñas empresas punteras surgen en sitios menos pensados, y es imposible que sus juguetes lleguen a la tienda de tu barrio.

No vamos a pararnos aquí a enumerar los diferentes tipos de juguetes educativos para nuestros niños (dentro de nada publicaremos una serie de reseñas de los juguetes que más éxito han tenido entre nuestros hijos), porque son tantos y tan variados cuantos niños hay en el mundo.

Ademas, depende de la edad, la situación, las capacidad intelectual y la curiosidad que pueden tener hacia unos temas u otros. Todo ese vamos a desarrollar en los siguientes artículos. De momento, solo unas notas generales, recopilando lo que dicen los psicólogos infantiles y pediatras.

juegos de desarrollo para niños

Juegos educativos para niños de 3-5 años


Los peques ya son unos jóvenes serios, una parte de la comunidad que a menudo se llama Jardín de Infantes. Es un pequeño descubridor curioso del mundo, por lo que los juguetes que le permitirán “mirar” el mundo de los adultos, como jugar al doctor o al cocinero, los primeros experimentos químicos, físicos y biológicos, o una práctica mochila para excursiones, son unos juguetes y regalos estupendos.

2-3 años


Ya apenas podemos seguirle el ritmo a un niño de esta edad 🙂. Sólo se le puede dar una infancia feliz manteniéndolo a salvo, ayudándole a divertirse y a desarrollar la imaginación de un niño maravilloso.

12-24 meses

Los niños de año y mayores son curiosos, dan sus primeros pasos ligeramente temblorosos, sus habilidades motoras, pequeñas y grandes, aún se están desarrollando.

7-12 meses

Siete meses es el tiempo en que un bebé se sienta y gatea o adquiere estas habilidades, los primeros dientes salen y cada objeto necesariamente aterriza en la boca del niño.

Durante este período, los juguetes que se pueden llevar a la boca con seguridad serán un gran regalo, juguetes que apoyan las habilidades motoras grandes y pequeñas y motivan a moverse.