Desecantes para desecadores

Las soluciones desecantes son un término que en química hace referencia a aquellas sustancias que se utilizan para eliminar la humedad del aire o de alguna sustancia o material sólido y son el elemento clave que hace que funcionen los desecadores, ya que sin ellas no tendrían mayor función que la de ser un mero recipiente. Son sustancias higroscópicas capaces de producir y mantener un ambiente seco.

Desecantes para desecadores 1

Como hemos visto, estas sustancias desecantes se colocan en el recipiente en la parte inferior del desecador, colocando el material o la sustancia a secar encima de la bandeja, mediante un sistema de vacío este instrumento de laboratorio elimina la humedad de los materiales para mantenerlos correctamente secos y limpios y así poder estudiarlos y conservarlos de una forma segura y económica.

Hay multitud de sustancias desecantes disponibles en tienda, pero no todas se utilizan en laboratorio para trabajar con instrumentos desecadores y la elección de las mismas dependerá de nuestras necesidades, la eficiencia que queramos conseguir, la rapidez que necesitemos, el precio que estemos dispuestos a pagar y el material que queramos procesar, ya que hay sustancias que tienen mayores capacidades con algunas fórmulas o que no pueden mezclarse con otras sustancias.

Estas soluciones pueden tener un carácter ácido, básico, ser sales o geles y pueden utilizarse para la desecación de líquidos, sólidos, gases o para la desecación al vacío, como es el caso del uso de los desecadores. El grado de eficiencia de una sustancia depende de la capacidad de adsorción que posee, por lo que hay que tenerlo en cuenta antes de comprar una de ellas.

Sustancias desecantes más utilizadas

Ácido Sulfúrico Concentrado: Es una sustancia de carácter ácido y energético con una gran eficiencia para extraer el agua de los compuestos. Es un elemento muy utilizado en los laboratorios pero tiene un grado alto de peligrosidad ya que puede provocar corrosiones cáusticas, por lo que para manipularla es necesario utilizar medidas de protección y seguir todas las normas de seguridad. Es perfecta para desecar gases inertes y otras sustancias.

Hidróxido de Potasio o de Sodio Anhidro / Fundido: Es una sustancia de carácter básico que se caracteriza por su rapidez., su eficacia y su precio económico. Se utilizan en los laboratorios porque su manejo es sencillo, pero también hay que ser precavido ya que se tratan de bases fuertes. Se utilizan especialmente para desecar aminas y soluciones básicas y es necesario comprar repuestos a través de tienda online, ya que no tienen capacidad de regenerarse.

Cloruro de Calcio Anhidro /Fundido: Es un compuesto muy accesible en el mercado y elaborado a partir de sales. Contiene cal libre, lo que le hace ser un desecante muy rápido aunque menos potente y hace necesario el uso de mascarilla para evitar respirar su polvo, ya que puede ser tóxico. No se puede emplear para desecar alcoholes y aminas.

Gel de Sílice: Es un desecante en gel y es el que más se utiliza cuando se emplean desecadores en laboratorio por su poca peligrosidad y su precio barato. Además, puede regenerarse con el calentamiento y reutilizarse una y otra vez, lo que le convierte en una inversión económica y rentable y puede comprobarse a simple vista cuando es necesario cambiarla gracias a que cambia de color.

Es una sustancia compuesta de Silicato de Sodio en estado sólido que actúa por adsorción, atrayendo superficialmente pero con mucha fuerza las moléculas de agua. Su composición es muy neutra, lo que hace que pueda utilizarse con infinidad de materiales, ya que no afecta químicamente a las sustancias introducidas en el desecador.

Otras soluciones desecantes utilizadas son el Pentóxido de Fósforo, el Sulfato de Magnesio o Sodio, El Óxido de Fósforo, el Sulfato de Calcio o de Cobre Anhidro o la Parafina, entre otros.