Vacaciones con niños en un yate

La navegación a vela es un deporte popular en España, aunque lamentablemente a veces se confunde con la “yate-ing”, que tiene poco que ver con el deporte, y es más centrado en las actividades relacionadas con bañarse detrás del barco, tomar el sol y beber cerveza durante el día.

Vacaciones con niños en un yate 1

La navegación a vela es un deporte para personas que aman el contacto con la naturaleza, que son amables y optimistas, que no necesitan condiciones lujosas y que son capaces de sobrevivir unos días (o incluso semanas) en condiciones básicas. Tal vez tú eres uno de los verdaderos marineros, pero un enano ha aparecido recientemente en tu vida y ahora te preguntas: ¿Cuándo podré pasar de nuevo el verano a bordo de mi velero…?

Bajo las velas con un niño pequeño

No encontrarás ninguna información sobre cuándo pueden empezar a navegar los niños, porque no hay un límite de edad. Hay chalecos salvavidas disponibles en el mercado para los niños a partir de 3 kg. Conozco a padres que ya han navegado con un bebé de pocos meses (y yo soy uno de ellos). Después de que los niños aparecieron en mi vida no rompí la tradición anual de pasar las vacaciones a vela. Y mi hija estuvo en un yate por primera vez a la edad de 7 meses.

Ir en un yate con un bebé requiere una buena organización, atención e indudablemente la habilidad de navegar solo (cuando otro de los padres cuida a un niño pequeño). No puede faltar el pensamiento positivo, una pizca de humor y una buena preparación, para que más tarde puedas relajarte, ganar nuevas experiencias y, sobre todo, disfrutar del tiempo que pasas en la naturaleza.

Un kit para un pequeño marinero

Si vas a ir en un yate con un bebé, necesitarás un poco más de cosas que cuando vas de viaje con niño de 2-3 años. Sin duda, vale la pena prepararse con mucha antelación.

Vacaciones con niños en un yate 2

Con un bebé que ya camina, encontrarás más dificultades en el yate que con un bebé. Los niños pequeños pueden moverse a la velocidad de la luz y tienes que tener ojos alrededor de tu cabeza – ¡literalmente!, por lo que en el caso de las personas suele implicar un par de ojos adicionales del otro adulto. Abajo encontrarás mi propio pequeño equipo de marinero. Puedes ajustarlo a tus propias necesidades.

  • chaleco salvavidas (por razones de seguridad e higiene es mejor tener el tuyo propio, no alquilado junto con el yate)
  • botas antideslizantes, necesariamente con los dedos cubiertos y suelas ligeras
  • Botas de agua (u otro tipo de calzado adecuado para caminar sobre el agua en caso de mal tiempo o pequeños desastres relacionados con el agua)
  • Chaleco impermeable
  • toalla de secado rápido
  • cubo / palangana de baño
  • toallitas húmedas de repuesto
  • orinal / suministro de pañales
  • un botiquín de primeros auxilios bien equipado (apósitos, analgésicos y antipiréticos, antialérgicos)
  • saco de dormir
  • un sombrero que no sea arrastrado por el viento
  • protector solar
  • repelentes de insectos y gel para mordeduras
  • un gran número de juegos de ropa para cambiar (preferiblemente de secado rápido)
  • manguitos de natación, aletas de natación, etc.
  • juguetes para jugar en el agua
  • si estamos navegando con un bebé, la barquilla y el asiento del coche para babes
  • Pañuelo para llevar el bebé

Cómo prepara el yate para navegar con niños

El yate en el que vas a navegar – si no es de tu propiedad pero está alquilado – debe estar en muy buenas condiciones tanto técnica como visualmente (los hongos y el moho pueden causar problemas de salud y estropear tus vacaciones innecesariamente).

Al embarcar, vale la pena proteger todos los bordes salientes y afilados. Deshaz el equipaje tanto como sea posible y dele a tu hijo un lugar para jugar – en mi opinión el camarote de proa funciona mejor aquí, al cual los padres tienen fácil acceso, puede ser cerrado, haciendo imposible que tu hijo salga, por ejemplo, durante las maniobras en el puerto.

Juguetes a bordo

Los juguetes para las vacaciones siempre deben tener su lugar en la maleta del niño. Aun así, es mejor llevar menos juguetes en el barco que en un viaje clásico – principalmente debido a la pequeña cantidad de espacio debajo de la cubierta. La regla – unos pocos juguetes pequeños son mejores que uno grande – funciona muy bien en este caso.

Si entre tus amigos hay marineros que tienen hijos de edad similar, vale la pena pensar en unas vacaciones conjuntas – los niños seguramente serán más felices en compañía de sus amigos.

Juguetes recomendados para un pequeño marinero

  • peluche favorito
  • bloque de papel y lápices de colores
  • coches y otros vehículos pequeños
  • muñeca y accesorios para ella
  • libros
  • juegos de mesa, cartas
  • juguetes para el agua y la arena

Salimos al mar

Vacaciones con niños en un yate 3

Es bueno fijar la ruta del crucero con antelación y dividirla en tramos cortos, que no duren más de 3-4 horas (la hora de la siesta del bebé da horas extras). Los lugares para parar deben ser interesantes desde la perspectiva de un niño. Hay una playa de arena o un puerto en la ciudad, donde hay un parque infantil u otras atracciones para los niños, pero también una parada en una playa solitaria con una bajada chapuzon en el agua, siempre y cuando hago un día cálido y soleado, por supuesto.

No vale la pena salir del puerto por la mañana, definitivamente es mejor dejar el puerto al mediodía o incluso después del almuerzo, y pasar las horas de la mañana jugando en la playa o en la ciudad.

Reglas de hierro para navegar con un niño

  • Un niño en un yate siempre lleva un chaleco salvavidas cuando navega.
  • Durante todas las maniobras el niño tiene que sentarse en el interior o en otro lugar donde esté seguro y al mismo tiempo no moleste.
  • Juntos acordáis las reglas que todo el mundo sigue (por ejemplo, no anda solo nunca ni por el yate o en el puerto).
  • Si un niño se cae detrás de un barco, debes mantener la calma. No puedes entrar en pánico en esta situación. Recuerda que el niño lleva un chaleco salvavidas, ¡no se ahogará! Vale la pena hacer un plan por adelantado – quien va a saltar al agua por el bebé. Prioridad: tiene que ser una persona que nade bien. Detrás del timón está el que puede maniobrar el yate para acercar la embarcación para recoger al hombre por la borda.

¡Ojo! El winche es un elemento que llama mucho la atención de los niños, especialmente cuando está funcionando. La gente inexperta suele agarrar la escota muy cerca del winche, lo que puede provocar facilmente que con una racha de viento nos pille la mano. Por esto, se debe prestar atención cuando los niños estén cerca.

Higiene y cuidados bajo las velas

Es más fácil bañar a un bebé en un cubo de baño o en un gran palangana. El agua puede calentarse en una olla o en una tetera.
Los niños más grandes, pero aún pequeños, pueden bañarse en el lago durante el día, o ir a la ducha con sus padres. En los días más fríos, puedes intentar bañar a tu hijo bajo la cubierta, por ejemplo, de pie en una palangana.

¿Vale la pena navegar con niños?

La primera vez que estuvimos con nuestros hijos en un yate la experiencia fue muy positiva. Las vacaciones fueron más bien nómadas en comparación con nuestra anterior estancia en la costa, pero llenas de emoción y atracciones.

¡Recomiendo encarecidamente esta forma de recreación! Si sólo te gusta la navegación, nada se interpone en el camino de ir a navegar con tu hijo. Estáis más lejos de la civilización y más cerca de la naturaleza.

Gracias al equipo de la web velerosdealtura.com por ayudarnos a preparar esta entrada.