actividad fisica en familia

Beneficios del deporte en familia

Nuestro estilo de vida está cambiando drásticamente. Las nuevas tecnologías han abierto un universo de nuevas posibilidades, pero también han generado grandes retos. Nuestros hábitos a la hora de relacionarnos socialmente y a la hora llevar una vida física y mentalmente saludable necesitan más que nunca de un extra de motivación por parte de todos.

En este entorno el deporte en familia y las actividades físicas e intelectuales en el entorno familiar adquieren más importancia que nunca.

Deporte y familia

Para arrojar algo de luz sobre estos nuevos retos, nos hemos puesto en contacto con Joanna Kotek, psicóloga deportiva y experta en preparación y motivación psicológica en programas de alto rendimiento deportivo.

¿El deporte es saludable a cualquier edad?

En general sí, pero esta afirmación deja de ser cierta cuando hablamos de deporte competitivo. En este caso, hay sesiones de entrenamiento muy pesadas y por supuesto lesiones. Pero los deportes, entendidos como una actividad recreativa no deberían ser peligrosos a ninguna edad.

Sin embargo, las personas mayores a menudo temen lesionarse y, por lo tanto, no hacen ejercicio regularmente.

Este temor puede estar justificado para aquellas personas que nunca han practicado una actividad física durante mucho tiempo. Pero a día de hoy hay diferentes especialistas (fisioterapeutas, formadores) que te enseñan a entrenar. La moderación y la implementación gradual del ejercicio son factores a tener en cuenta a cualquier edad.

Para las personas mayores, la vergüenza, es con frecuencia un obstáculo

Eso es algo que está cambiando poco a poco. Cada vez es más frecuente ver en la calle a personas de mayor edad realizando alguna actividad física. Hace algún tiempo se puso de moda la marcha nórdica, ¡y eso es genial! No es un deporte difícil o que produzca lesiones, y se percibe por muchos como apto para personas mayores.

deporte en familia para todas las edades

Tal vez en los pequeños pueblos, la vergüenza sea aún una barrera, porque todo el mundo se conoce y el deportista llama más la atención, pero también en los pueblos, los residentes suelen tener mayor actividad física natural : van a parcelas, cultivan jardines, van de compras a una ciudad a pocos kilómetros de distancia. Es importante que las personas mayores se den cuenta de que la actividad física no es solo correr una maratón y hacer 50 kilómetros en bicicleta. Salir a pasear con los nietos, subir las escaleras en lugar de usar el ascensor o practicar algo de natación son ejemplo de actividades físicas nada exigentes con las que comenzar.

¿Y cómo se anima a los niños a practicar un deporte? ¿Hay algún deporte especialmente recomendado para empezar?

Las investigaciones muestran que para un niño, la mayor motivación para hacer deporte es divertirse. Por eso hay que elegir algo que le haga feliz. Si tenemos tres hijos y a uno no le gusta el agua, entonces no vayamos a la piscina. Se puede acordar que cada persona de la familia propondrá lo que le gustaría hacer en un día determinado, e ir variando. El punto es cambiar nuestra visión sobre el deporte. No tratarlo como algo extraordinario, una tarea especial que debemos hacer, para la que debemos prepararnos especialmente. Ni planearlo con la esperanza de que nuestros hijos sean deportistas de élite.

¿No es bueno que los padres planifiquen la carrera deportiva de sus hijos?

Si a un niño no le gusta un deporte en particular, no hay ninguna posibilidad de que tenga éxito practicándolo. Hay deportes en los que la ayuda de los padres es indispensable, pero en general es útil para la práctica de cualquier deporte. Los padres que llevan a los niños a entrenamientos, se involucran en otros asuntos relacionados con este deporte, son una ayuda inestimable tanto para el deportista como para los entrenadores. Pero si a un niño no le gustan los deportes, en algún momento simplemente se desanimará.

¿Y cómo motivarte cuando hace mal tiempo afuera, está lloviendo y no te apetece nada?

En primer lugar, no escojamos actividades que no nos gusten. Si a alguien no le gusta correr, y tratará de motivarse todos los días para correr durante media hora, no puede salir nada bueno de esto. Consideremos también la época del año. No es lo mismo hacer deporte en julio que en febrero. A menos que nos preparemos para empezar corriendo y en invierno lo sustituyamos por clases de gimnasia. Vale la pena considerar cuál es nuestro objetivo. Si se trata simplemente de mejorar nuestra condición física, de moverse por salud, entonces no tenemos que esforzarnos por realizar un tipo de esfuerzo físico en concreto. Por el contrario, una buena idea son entrenamientos diferentes, hacer cosas distintas. También es bueno implicar a toda la familia, ya que será una motivación adicional para nosotros. Nunca es bueno ser excluido de cualquier actividad, incluso si no nos gusta ir de excursión, es triste quedarnos sólos sentado en el sofá.

Suena simple, pero en realidad no es tan fácil como parece…

La actividad deportiva es un hábito. Necesitas crearlo. Con el tiempo, en algún momento, el cuerpo necesitará movimiento y sin él nos sentiremos mal. Pero si por alguna razón nos saltamos un entrenamiento, no hay que convertirlo en un drama, no hay que reprochárselo. Eso produce el efecto contrario, porque nos impedirá disfrutar de lo que hacemos y comenzaremos a tratar nuestra actividad como una obligación.

hacer deporte en familia

¿También es necesario desarrollar un hábito en los niños?

A medida que el niño se desarrolla, se mueve para descubrir la realidad. Es una cuestión de mantener esta curiosidad, y un poco de concentrarse en la actividad física que sea interesante para él. En el pasado, los niños no se divertían mucho más que para coger la pelota e ir a jugar con los amigos. Pero si hoy en día, jugar a la pelota significará para un niño la oportunidad de pasar tiempo con sus padres, con los que no puede compartir mucho tiempo durante la semana, será una forma atractiva de pasar el tiempo. Los niños, especialmente los más pequeños, tratan de imitar a sus padres. Por eso hacer deporte en familia puede ser una estupenda motivación para ellos.

Los padres ahora tienen mucha competencia con Internet.

Cuanto más joven es el niño, más influencia tienen los padres. En el caso de los niños en edad preescolar, si introducimos un ritual familiar en el que los sábado vamos a jugar al fútbol, ​​a la piscina o a dar un paseo en bicicleta, en algún momento será algo natural para él.

¿Y cómo convencer a un adolescente de que es mejor hacer ejercicio que sentarse frente a un ordenador?

Sin duda será más difícil. Pero siempre es posible. Necesitas encontrar una forma de hacérselo entender. Algo que le llame la atención. No empieces a persuadirte para que entrene con sus padres, motívale para que lo haga con sus amigos. Puedes apelar a sus ídolos, alguien a quien admire, ¿quizás te gustaría hacer lo mismo? O a las cosas que están de moda y son más cool. Hazle ver que si el o ella aprende artes marciales, es algo con lo que impresionará a otros.

Muchos padres se van a echar las manos a la cabeza ¿sus hijos tienen que pelear?

Este es uno de los mitos frecuentes. La mayoría de los deportes de combate no consiste en luchar. Enseñan distintas técnicas, se centran primero en cómo no hacerse daño y, más tarde, en cómo tomar contacto con un oponente. Es una cuestión de confiar en los entrenadores. Ellos realmente saben lo que están haciendo. Definitivamente preferiría que el niño practique judo, en lugar de pelear en el patio con sus amigos. A veces no se pueden evitar daños o lesiones menores, pero cualquiera puede romperse una pierna, incluso caminando en la acera.

¿La compra de equipo profesional animará al niño a practicar deporte?

En algún momento definitivamente será necesario. Pero al principio, no. No tiene sentido comprar algo que no se necesita en una etapa determinada del entrenamiento y el niño crecerá pronto. Vale la pena preguntar a los entrenadores con anticipación, ellos te asesorarán, sugerirán y ayudarán a elegir el equipo adecuado.

¿Qué beneficios nos aporta el deporte?

Tiene muchos beneficios diferentes. La respuesta más simple es que estamos más saludables cuando nos movemos. Cada vez más estudios muestran que las enfermedades de la civilización se deben en gran medida a un estilo de vida sedentario. Además, las personas que practican deportes tienen mayor resistencia al estrés. La actividad física, el esfuerzo, la fatiga son estrés para el cuerpo. Por eso, si alguien hace un esfuerzo regularmente, luego en una situación estresante tiene mecanismos más preparados que lo protegerán de este estrés. El deporte es una buena oportunidad para construir interacciones sociales: con la familia, con amigos. Cuando seamos adultos, podemos practicar deporte con un amigo o colega. El deporte puede ser un ritual que ayuda a mantener los contactos.

actividad fisica en el ambito familiar

Y las endorfinas se liberan

Sí, la mayoría. A nivel bioquímico, la práctica de deportes durante mucho tiempo, con un nivel específico de frecuencia cardíaca, hace que las hormonas de la felicidad se liberen en el cerebro. Y de ahí el síndrome de abstinencia que mencioné anteriormente. Una persona acostumbrada a la actividad física, si se le priva de ella, se sentirá peor física y mentalmente. Porque carece de la dosis constante de hormonas que se liberan durante el deporte.

El hecho de que nos movamos del sofá, ¿mejorará nuestra autoestima?

Si nos fijamos la meta de estar activos, el hecho de que, después de cinco años de estar sentado detrás de un escritorio, comencemos a movernos, será todo un logro. Hay muchos eventos hoy en día en los que participar, puedes comenzar corriendo dos kilómetros, cinco o diez, y terminar corriendo maratones con el tiempo. Alguien puede asumir que perderá peso, se verá mejor, se mostrará a sí mismo que puede lograrlo. A esto se añade la satisfacción asociada con las nuevas competencias adquiridas.

¿La condición física se refleja en la intelectual? ¿El cerebro del atleta envejece más lentamente?

Por supuesto. Cuanto más diverso sea el ambiente, los estímulos a los que nos expongamos y más cosas diferentes hagamos, más lento envejecerá el cerebro. Si nos damos media hora de caminata por la ciudad, recibiremos más estímulos que sentados en una silla. Hay ciertas áreas en el cerebro que son responsables del control del cuerpo. Por eso, si aumenta la actividad, entonces todo el cerebro es más activo. Hoy en día, da igual si estamos hablando de la escuela, el trabajo o el entretenimiento, estos son tipos de actividades muy similares. Estamos sentados frente a una pantalla: trabajando, contando o escribiendo, viendo la película en nuestro tiempo libre. El deporte es una buena manera de detener esto y descansar para el cerebro. En el trabajo, para que el descanso sea realmente un descanso, debe verse diferente. Se recomienda levantarse de la mesa, salir a caminar, beber un vaso de agua. No es suficiente cambiar las tarjetas en su navegador web e iniciar sesión en Facebook. La monotonía es lo peor para tu cerebro.

Ventajas del deporte en familia

¿La actividad física favorece la construcción de lazos y relaciones familiares mejor que el descanso pasivo?

Los lazos se construirán más fuertemente si realizamos una tarea en común. Hacer algo juntos plantea más desafíos que deberemos afrontar juntos. Tenemos un objetivo de capacitación, y esta es una buena razón para crear un cuadro de marcas familiares. Si su hija ha logrado correr una distancia determinada más rápido que su padre, Será por si sólo una recompensa enorme. Tales cosas tienen un buen efecto en la familia.

Si tuvieras que sugerir un deporte para la familia, algo que todos pudieran hacer juntos, sin importar la edad, ¿cuál sería?

Caminar, montar en bicicleta o hacer senderismo, hacer turismo. Puedes encontrar lugares interesantes incluso cerca de tu lugar de residencia. La piscina es una propuesta bastante razonable para todas las edades. También podemos organizar algo en casa o en la parcela. No tiene que ser un gran torneo, todo lo que necesitas es correr detrás de la pelota en el césped, o jugar con la pelota de voleibol en la playa. También pueden ser juegos sencillos como: frisbee, saltar a la cuerda o bádminton, lo que sea. Cada juego de este tipo tiene sus propias reglas que deben comprender y recordar. La abuela o la madre pueden enseñarle algo nuevo a un niño y crear una relación más estrecha.

beneficios de hacer deporte en familia

Todos estos juegos de la infancia, en el patio, posibilitaron un desarrollo físico general. En ese momento nadie trataba esto como un deporte. Hoy los maestros de educación física se quejan de que los niños que vienen a la escuela están mucho menos desarrollados físicamente de lo que solían ser. Porque estos juegos ya no son tan frecuentes. Cada vez más niños rechazan participar en actividades deportivas.

¿A qué se debe?

En parte es por no estar acostumbrados a la actividad física, y en parte por el hecho de que el deporte se ve como algo en el que todos deben ser los mejores. Y los estudiantes se avergüenzan cuando no son los mejores. Cada vez tenemos más y más problemas de sobrepeso en los niños. Es una mezcla de todo. Se dice: “Ah, la juventud de hoy …”., pero es consecuencia de algo. El mundo está cambiando, antes los niños solían ser más activos, corrían, saltaban, andaban. Era algo natural porque no había nada más que hacer. Pero hoy también es posible motivarlos para que hagan deporte, y en especial en familia. Es importante empezar en la etapa preescolar, cuando el niño tiene la necesidad natural de estar activo, tiene mucha energía. Los ordenadores y los cuentos de hadas también son útiles para la educación, pero no pueden ser la única forma de pasar el tiempo libre.

¿De quién es la tarea de inculcar la necesidad de hacer deporte en los jóvenes?

Es una tarea de todos. Hay propuestas en las que participan los atletas, y eso es genial porque para muchos niños son ídolos. Para los niños más pequeños, este papel debe ser desempeñado por los padres y la familia en general. Pero la escuela tampoco puede dejar toda la iniciativa a las madres y padres. Porque pueden hacer una gran e interesante lección de educación física pero también pueden provocar que los niños terminen odiando hacer deporte. No tenemos que preguntarnos quién es el responsable de conseguir que los niños tengan más actividad física. Se trata más bien de cambiar el enfoque de la actividad física en toda la sociedad. No se trata de pensar sólo en grandes deportes y resultados. Hay que pensar de otra manera, buscar ideas nuevas y proponer alternativas.

Joanna Kotek: Realiza su doctorado en el Instituto de Psicología Aplicada de la Universidad Jagellónica de Cracovia. Master en psicología aplicada, especializada en psicología deportiva (módulo de especialización interdisciplinaria en cooperación con la Academia de Educación Física en Cracovia). Escribió su tesis sobre las técnicas de preparación psicológica directa para principiantes. Como parte de sus estudios y después de ellos, practicó el trabajo con atletas, además de dirigir entrenamientos y una sección de psicología deportiva en un club científico. Actualmente colabora con clubes y jugadores y realiza entrenamiento psicológico. http://joannakotek.pl.

Joanna Kotek psicologa deportiva